¿Qué es la Inteligencia Artificial? Tipos y ejemplos

Blog

¿Qué es la Inteligencia Artificial? Tipos y ejemplos

Que es la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial (IA) es el punto de partida a partir del cual se copian los procesos de inteligencia humana a través de la creación y ejecución de algoritmos creados en un entorno dinámico de computación. Esto es lo mismo que decir que la IA consiste en hacer posible que una máquina piense y actúe como los humanos.

Si bien cierto que no hay una definición exacta sobre qué es Inteligencia Artificial sí tenemos claro que acudimos a éste cuando queremos aplicar unas características propias del intelecto humano a la tecnología. De esta manera, la máquina se encarga de aplicar funciones cognitivas propias del ser humano y aprende a resolver problemas, reproducir patrones y repeticiones sirviéndose de 3 elementos fundamentales: sistemas computaciones, datos y gestión y algoritmos de IA avanzados.

Aún así, los orígenes se remontan a los años 50’ de la mano de Ala Turing, considerado uno de los padres de la ciencia de la computación, que creó un test para determinar si un ordenador tenía inteligencia real. Fue así como pocos años después, en 1956, se desarrolló en Dartmouth la 1ª Conferencia de Inteligencia Artificial dando lugar a futuras investigaciones en este campo.

Tipos de Inteligencia Artificial que existen

Una vez que nos hemos acercado al concepto de Inteligencia Artificial vamos a detallar los principales tipos de IA que existen que se dividen, principalmente, según su capacidad y su funcionalidad.

  1. Memoria limitada. Este tipo de Inteligencia Artificial es, como su nombre indica, limitada, es decir, solo dura durante un cierto periodo de tiempo. Lo vemos a diario en los coches, que son capaces de monitorear la velocidad durante un tiempo determinado, son capaces de guardar la distancia con otros o fijar el límite de velocidad. No es un tiempo de conocimiento que pase a estar integrado dentro de la experiencia de la máquina.
  2. Máquinas reactivas. Es el tipo de IA más básico que podemos encontrar. Son máquinas que reacciones ante situaciones. De esta manera, son reactivas. El ejemplo más conocido es Deep Blue, un superordenador desarrollado por IBM que juega al ajedrez cuyo objetivo es derrotar al competidor a raíz de la intención de éste. Deep Blue, que fue creado en los años 80, era capaz de predecir los movimientos para ganar a su oponente.
  3. Máquinas con Teoría de la Mente. Lo que nos diferencia a los seres humanos de las máquinas es que nosotros pensamos y tenemos emociones. En este sentido, este tipo de Inteligencia busca que las máquinas lleguen a comprender, sentir y pensar como nosotros. Además, se espera de ellas que sepan qué sentimos y qué queremos. De ahí que tengan que aprender a regular su comportamiento.
  4. Máquinas con conciencia propia. Son máquinas que son capaces de crear una representación de ellas mismas. De la misma manera que nosotros somos conscientes de nuestra existencia, conocemos los estados y sentimientos de los demás y los nuestros, la Inteligencia Artificial aspira en un futuro próximo, a desarrollar máquinas que sean conscientes de sí mismas.

Hoy día, la Inteligencia Artificial plantea nuevos retos y no deja de ser un fenómeno imparable que está cambiando nuestras vidas. Ante este vertiginoso avance nos surge la duda de si sabremos controlar esta tecnología al 100% o serán las máquinas quienes nos controlen. No debemos olvidar que los hackeos siguen existiendo y cada vez son más sofisticados. De ahí, la importancia de reforzar nuestros sistemas de información y redes para no ver vulneradas nuestras empresas. Por ello, cuanto más investiguemos surgirán nuevas oportunidades y usos de la IA que explorar.