Plan de tesorería: una de las funciones del CFO | Smart Digt

Blog

Plan de tesorería: una de las funciones del CFO

Plan de tesoreria

Una de las funciones que debe cumplir todo CFO (director financiero en español) de cualquier empresa que presente un gran volumen de negocio concierne al plan de tesorería. Y, es que, el tesorero de cualquier empresa debe tener controlada y justificada las finanzas de la empresa con el objetivo de medir todos los resortes de la compañía. Tanto ingresos como gastos deben estar perfectamente reflejados en dicho plan de tesorería con el propósito de poder realizar decisiones fundadas a corto y a largo plazo.

Pero, ¿qué es el famoso plan de tesorería?

El plan o presupuesto de tesorería, como hemos definido anteriormente, es un documento que ayuda a las empresas a realizar su balance en finanzas, entre los cobros y los gastos, para así poder saber a qué se enfrentan y tomar decisiones. Esta herramienta debe ayudar a sincronizar las diferentes cantidades con los plazos establecidos haciendo que cada cash flow permanezca sin presentar muchas alteraciones en caso de imprevistos. Para ello, el tesorero maneja dos conceptos fundamentales con respecto a los gastos, ingresos y fondos disponibles de la empresa: realidad y previsión. Debe ser realista en todo momento y saber con qué previsiones cuenta la empresa.

Plan de tesoreria. CFO

Otra de las preguntas a las que debe enfrentarse un tesorero es si su empresa puede obtener liquidez. No debemos confundir liquidez con beneficios. Y, es que, es muy común encontrar empresas que tengan beneficios pero nada de liquidez. Es decir, que gane dinero no significa para nada que tenga liquidez y esto puede llevar a muchas compañías a echar el cierre. La liquidez es necesaria para pagar a proveedores, nóminas, impuestos, luz, agua…

Por ello, es fundamental saber distinguir los términos de ingresos y gastos ya que son estos los que configuran la cuenta de pérdidas y ganancias de una empresa, así como la de los cobros y pagos que se encargan de configurar la liquidez de la compañía.

Llegar a una crisis de liquidez es muy frecuente hoy día si se ejecuta una mala gestión de la financiación con nuestros proveedores o clientes así como una mala praxis del reparto de dividendos. En suma, la crisis de liquidez se traduce como cierre empresarial. Esto es algo que el CFO debe evitar a toda costa. De ahí, la necesidad de configurar un plan de tesorería y para ello herramientas como el software Sage XRT Treasury ayudan detectar este tipo de errores y evitar llegar a situaciones extremas.

Nahitek Digital. Plan de tesoreria

Y, ¿cómo se elabora un plan de tesorería?

Para hacer un plan de tesorería es fundamental incluir en él los conceptos mencionados anteriormente. En el supuesto de que nos encontremos en el primer año de vida, nuestro plan incluirá registros mensuales o al menos de carácter trimestral. Si, por el contrario, tiene más recorrido, mostraremos una planificación anual. De hecho, es lo más habitual. La herramienta Sage XRT es una herramienta colaborativa y flexible para nuestra gestión de tesorería adaptada a nuestras necesidades. Dependiendo de nuestras necesidades estableceremos una estructura u otra. No obstante, las partidas más comunes a tener en cuenta son las siguientes:

  1. Cobros y gastos de explotación. Los gastos de explotación de cualquier empresa están relacionados con el uso de materias primas, la mano de obra u otro tipo de gastos fijos operativos comunes a todos (luz, agua, seguros…). Los cobros hace referencia a todos aquellos pagos que recibimos por parte de clientes. Es muy importante incluir la fecha de vencimiento.
  2. Cobros y gastos de inversión. En este apartado incluimos los cobros de ventas derivados de activos no corrientes, inmovilizado intangible o inversiones financieras. Con respecto a gastos de inversión, hacemos referencia a la adquisición de activos fijos de la propia empresa. En ambos conceptos se produce una salida de dinero por parte de la compañía con la diferencia de que el gasto no se traduce en beneficios para la empresa mientras que la inversión sí.
  3. Cobros y gastos de financiación. Aquí incluiremos nuestra relación, por decirlo de alguna manera, con los bancos. Cualquier crédito que se nos conceda lo reflejaremos aquí. De manera que enfrentaremos devoluciones y pagos de dichos créditos o préstamos obteniendo así una perspectiva más real de la situación.

En todas nuestras anotaciones no debemos olvidarnos de incluir los importes con IVA incluido. Además, debemos ser conscientes de que veremos un desequilibrio entre pagos y cobros debido a que es normal que existan más pagos. Lo importante es saber identificar los generales así como los que no son tan recurrentes. Y, por último, debemos mostrar especial atención a los tiempos de pago ya que habrá cosas que podamos pagar mes a mes o cada dos o tres meses.

Realizar un plan de tesorería nos llevará a un adecuado saneamiento de nuestra tesorería y nos permitirá adoptar decisiones a corto y largo plazo en los momentos adecuados.