Ventajas del Internet de las Cosas Industrial | Smart Digt

Blog

Internet de las Cosas Industrial (IIoT), plus de eficiencia en la industria 4.0

IOT industrial

La transformación digital y la entrada de nuevas tecnologías en la industria están cambiando las formas de operar de las empresas industriales. Así, la 4ª Revolución Industrial viene de la mano de la tecnología en avance constante. El Internet de las Cosas (IOT), es una de las innovaciones que más versatilidad ofrece a las empresas industriales en este sentido.

Así, el Internet de las Cosas agiliza la gestión de las empresas, tanto en los procesos de fabricación, como al reducir el time to market de los productos y facilita la toma de decisiones.

Pero ¿qué es el Internet de las Cosas?

Cuando hablamos de Internet de las Cosas (IoT) hacemos referencia a la tendencia constante de conectar todo tipo de objetos físicos a Internet. Puede ser cualquier tipo de elemento, desde objetos domésticos comunes, como los refrigeradores y las bombillas; recursos empresariales, como las etiquetas de envío y los dispositivos médicos; hasta elementos portátiles sin precedentes, dispositivos inteligentes e incluso ciudades inteligentes que solo existen gracias al IoT.

De esta forma, esta herramienta permite integrar un sistema de procesamiento, almacenamiento y comunicación entre los procesos físicos de la empresa que están conectados entre sí. Mediante sensores, el IOT permite recoger datos de manera sencilla y por ejemplo enviar alertas si algo no funciona correctamente. Asimismo, el potencial del Internet de las Cosas está en el uso de otra herramienta de la transformación digital: el Big Data. Una tecnología esencial para facilitar la toma de decisiones en base a los datos recogidos.

IOT en la industria: IIoT industrial

Por su parte, el IIoT o Internet de las Cosas Industrial comprende el conjunto de dispositivos que opera mediante Internet y otras plataformas analíticas, con el fin de procesar los datos recabados a lo largo de toda la cadena de suministro.

Frente al IOT general más enfocado al consumidor, el IIOT facilita la interconexión de maquinaria y dispositivos en procedimientos logísticos e industriales con un objetivo prioritario: mejorar la eficiencia y el rendimiento de los procesos. Igualmente, sumado al desarrollo de la Industria 4.0, el IIoT facilita a las empresas:

  • Detectar con mayor agilidad las ineficiencias y reducir los errores al máximo.
  • Maximizar la eficiencia en los procesos industriales de la compañía.
  • Ahorrar en costes logísticos: tiempo y dinero.

Principales aplicaciones

Según el Consorcio de Internet Industrial, el IIoT dota a las de instalaciones de almacenaje de eficiencia, mediante la monitorización de procesos, y de seguridad en sus operativas, especialmente en aquellas más complejas o que puedan suponer un riesgo tanto para la mercancía como para el operador.

De esta forma, la tecnología IIoT engloba el intercambio de datos e información entre todos los dispositivos que incorpora el almacén. Por el contrario, la industria 4.0 define el nuevo paradigma y los nuevos retos a los que se enfrenta las compañías: la mejora de procesos, la automatización y la digitalización para mantener la competitividad en un entorno tan complejo.

Ventajas operativas para la empresa

La introducción del IoT en la industria aporta beneficios directos para lograr el objetivo de cualquier proceso logístico: maximizar la rentabilidad reduciendo los costes operativos.

Entre sus múltiples ventajas para la industria, destacan las siguientes:

  • Aumento de la eficiencia y del rendimiento del almacén, permitiendo la conexión entre personas y maquinaria para facilitar la optimización de cada proceso logístico.
  • Mantenimiento predictivo de la maquinaria, que implica un aumento de la productividad de cada operativa.
  • Generación de nuevas oportunidades de negocio.
  • Mejora de la eficiencia energética del almacén, optimizando los recursos disponibles.
  • Seguridad industrial, los procesos en los que toman parte elementos IIoT cuentan con sensores y monitores que previenen cualquier percance que pudiera ocurrir en la instalación.

El IoT industrial supone una revolución en todos los aspectos de la cadena de suministro: desde el transporte, al almacenamiento pasando por operaciones más complejas como el control de calidad.